Aero Latam Brasil

ABTAER lidera el lanzamiento del frente parlamentario en defensa del transporte aéreo en Brasil

Por João Paulo Moralez

La Asociación Brasileña de compañías de taxis aéreos y mantenimiento de productos aeronáuticos (ABTAER) puso en marcha el pasado 13 de junio el frente parlamentario en defensa del transporte aéreo nacional.

La agenda coincide con varias acciones de ABTAER, una organización no gubernamental sin fines de lucro fundada en 2010 en Goiânia (GO), establecida en 2016 con el objetivo de fortalecer el sector que es fundamental e impacta directamente en varios segmentos de la sociedad.

Las compañías de taxis aéreos son ahora responsables de cubrir aproximadamente 3.500 de 5.570 ciudades brasileñas con una flota de casi 1.500 aeronaves y 1,5 millones de pasajeros transportados anualmente, según datos de 2016 de la Unión Nacional de Compañías de Taxis Aéreos. Según cada región del país, los taxis aéreos tienen misiones específicas: en el norte, por ejemplo, son responsables de evacuaciones aeromédicas, transporte de personas, carga, bolsas postales, remedios, alimentos y conexiones de pequeñas ciudades a grandes núcleos urbanos. Ya en el nordeste es el turismo mientras que en el centro oeste la agroindustria.

El sector, sin embargo, sufre de varios problemas que impiden su crecimiento y modernización. La burocracia, la legislación anticuada y obsoleta son obstáculos a su desarrollo.

La propuesta de ABTAER es que el frente parlamentario actúe sobre siete ejes diferentes. Comenzando con la actualización del marco regulatorio de la aviación civil, cuyo texto actual es de 1985 y anterior hasta de la Constitución Federal, en vigor de 1988. Es necesario revisar varios elementos modernizando el contexto actual.

En relación con el combustible aeronáutico, la preocupación está en el proceso que va de la producción a la distribución; que exista una garantía de que no haya desabastecimiento en determinadas regiones al mismo tiempo que se creen las condiciones adecuadas para su almacenamiento. Sobre el precio, la entidad busca la reducción del impuesto sobre la circulación de bienes y servicios (ICMS), cuyo promedio ha sido del 12% por litro. «La flota de taxis aéreos en el Amazonas se compone de muchos aviones a pistón y con una media de edad de 32,5 años de antigüedad. El litro de combustible en algunas localidades alcanza los 15 Reales, mientras que en São Paulo es alrededor de 7. Nuestra propuesta es que el ICMS no supere el 6% del valor del producto», dice domingos Afonso Almeida deDeus, Director General de ABTAER.

La lucha contra el transporte aéreo clandestino es quizás una de las principales banderas de la organización. Debido a las diversas demandas, burocracia y altas tasas, además de la falta de supervisión, hay un favor en el desarrollo de esta actividad ilícita que afecta a la seguridad operativa y los propios negocios de las compañías de taxis aéreos que no logran competir con la actividad clandestina.

También en el frente parlamentario estará la propuesta de dinamización y mayor eficiencia del organismo regulador, en este caso la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC), para que dé mayor velocidad a los procesos al mismo tiempo que simplifique algunas burocracias. Las medidas pretenden fomentar el desarrollo del sector.

Otras agendas están en tributación, valorar el transporte aéreo a través de políticas públicas orientadas hacia la actividad y crear líneas de crédito para alentar a las empresas a modernizar la flota. Esto, por cierto, es un tema importante que traerá más eficiencia y productividad a las empresas. «Las compañías de combustibles pagan el 60% de sus ingresos. También hay tarifas, seguros, salarios, mantenimiento y otros. Lo que queda no es suficiente para reinvertir en la modernización de la flota, cuya media nacional es de 27 años de edad. Es preponderante que haya una renovación hacia los modelos que son más eficientes en el consumo de combustible, manteniendo el mantenimiento más simplificado, de bajo costo y una mayor disponibilidad de los vuelos. Las empresas sólo pueden beneficiarse de esa forma», explica Afonso.

Por último, el frente parlamentario busca aumentar la infraestructura y mejorar las condiciones de funcionamiento de las compañías de taxis aéreos.

«En los últimos 20años, el sector aeronáutico ha visto el cierre de 22 compañías de aviación regional de mediano tamaño. Tenemos pocas empresas para un país de este tamaño con casi 210 millones habitantes y las dimensiones continentales que se comparan con todo el continente europeo. Es necesario pensar en la operación de los taxis aéreos y regular las leyes de acuerdo a su realidad. Porque estamos hablando de empresas que operan en diferentes condiciones, en lugares distantes. Es otra realidad. Es necesario pensar en la equidad», concluye Afonso.

Newsletter