Aero Latam Chile

Aeródromo Marcel Marchant (La Paloma): polo de la aviación regional chilena

Sur chileno: una zona complicada tanto por su geografía como por su meteorología. Los aislados habitantes del área dependen de la aviación para viajar desde y hacia los principales centros urbanos de esta región, de la manera más rápida y segura.

 

Por Álvaro Romero, fotos del autor.

 

Puerto Montt es la ciudad capital de la Región de Los Lagos y es donde el territorio chileno ve una importante transformación, con el surgimiento de un sinnúmero de islas. Su desmembrada geografía trae grandes desafíos para el transporte, ya sea marítimo o aéreo. A partir de la década de 1980 se dio gran impulso a la construcción de la Carretera Austral, pero ésta depende del transbordo marítimo en varios tramos.

 

 

La solución para el aislamiento la tiene la aviación. Es ella la encargada de transportar pasajeros o carga, servir como ambulancia aérea, volar chárteres a lodges de pesca o sobrevolar sitios de interés turístico. En aquellas operaciones a lugares de difícil acceso, el Estado subvenciona la actividad, con lo que los costos de estos vuelos de bien social son cubiertos parcialmente por los habitantes.

Lo anterior beneficia regularmente a sus habitantes en pueblos y ciudades como Ayacara, Melinka, Nueva Chaitén, Puerto Aguirre y Quellón; también a Castro, Llanada Grande o Puerto Aisén, entre otros.

 

 

El aeródromo

Las instalaciones aéreas se construyeron en terrenos adquiridos en marzo de 1943 por el Club Aéreo Puerto Montt, en el sector conocido como La Paloma, que tiene como ventaja su cercanía a la ciudad. En julio de 1991, pasó a llamarse aeródromo Marcel Marchant Binder (SCPF) en homenaje a uno de los más recordados presidentes de esta entidad aérea civil.

Varias generaciones de aviadores civiles de esta zona, formados en el aeroclub puertomontino, han nutrido a la aviación comercial regional, del país y el extranjero. Este Club Aéreo también ha cumplido con una extensa labor social al ser nexo entre Puerto Montt y diversas comunidades aisladas de la región.

Es de destacar la participación del Club Aéreo tras las diversas catástrofes naturales que de tanto en tanto azotan el territorio chileno. Entre éstas, tenemos las cíclicas erupciones volcánicas y los terremotos y maremotos (en especial los más destructivos en 1960 y 2010), donde sus aeronaves, pilotos y personal de mantenimiento cumplieron con la labor de transportar medicamentos, alimentos y equipos de comunicaciones, más el traslado de pasajeros y personal médico.

 

 

A fines del siglo pasado e inicios del actual se produjo un incremento en las operaciones aéreas, lo que llevó a la Dirección General de Aeronáutica Civil, DGAC, a instalar una torre AFIS (servicios de información de vuelo) el año 2008. Además, se procedió al alargamiento de la pista y calles de rodaje, pasando de 600m a 1000m pavimentados entre 2007 y 2008. La orientación de las pistas es 19-01, mientras que el peso máximo de operación es de 5.700 kg.

El aeropuerto cuenta con instalaciones como salas de pilotos, surtidor de combustible para aeronaves a pistón o turbina, etc. y es, además, un aeródromo privado de uso público. Esto permite la operación de aeronaves de todo tipo, tanto civil como comercial, dentro de las limitaciones de peso antes mencionadas (Dornier 228, Piper Navajo Chieftain, Cessna Grand Caravan, DHC-6 Twin Otter o LET 410).

De acuerdo a Gabriel Pinto V., copropietario y piloto de Archipiélagos Ltda., el aeródromo tiene como ventajas comparativas “su ubicación estratégica y la cercanía con la ciudad para todos quienes acceden al recinto”. Añade que las mejoras más reconocidas son “alargue de la franja de pista de 600 a 1.000 metros y accesos más expeditos al aeródromo. Finaliza señalando que entre las mejoras que debiera haber, son el “mejoramiento en distribución de espacios y ensanchamiento de la franja de pista pavimentada”

La principal preocupación de los operadores y el Club Aéreo Puerto Montt ha sido el crecimiento urbano en sus inmediaciones. De estar ubicado fuera del radio urbano, a comienzos de la década de 1990 comenzaron a construirse diversas villas y edificios. Hubo un ex alcalde que intentó sacar el aeródromo (actualmente la relación es de cooperación entre la Municipalidad y el Club Aéreo), aunque las inmobiliarias siguen con interés por un terreno plano que puede ser urbanizado y que cuenta con excelente conectividad terrestre.

Sin embargo, los vuelos regionales y sobre todo aquellos de evacuación aeromédica, tienen en Marcel Marchant Binder un sitio cercano al centro de la ciudad, lo que es apreciado por turistas, ciudadanos de localidades aisladas y operadores.

 

 

Las empresas regionales   

Variadas aerolíneas han tenido (y tienen) su sede en este aeródromo, aprovechando las ventajas sobre el Aeropuerto Internacional El Tepual (PMC/SCTE) de Puerto Montt, ya que este último se halla 17 km al oeste de la ciudad.

Aerocord es una de ellas. Sus orígenes vienen de la antigua Aerocor (Aerolíneas Cordillera), que tuvo variado material aéreo (destacando los Douglas DC-3, Beechcraft Twin Bonanza y GAF N22B Nomad), en la zona de Aysén. La empresa tiene en SCPF sus hangares, centro de mantenimiento y una sala de embarque.

Su flota la componen los Cessna 208B Grand Caravan, Cessna T310R, Cessna 402C, de Havilland Canada DHC-6-300 Twin Otter Vistaliner y LET 410UVP-E. Vuela de itinerario (lunes a sábado) desde Puerto Montt a Santa Bárbara, mientras que a Melinka opera los lunes, miércoles y viernes. Esta misma empresa ofrece chárteres a otros puntos de la zona austral (Coyhaique, Chile Chico, La Junta, Puerto Aguirre, Raúl Marín Balmaceda, entre otros), así como sobrevuelos turísticos a la zona de los volcanes.

Está por incorporar tres LET 410UVP-E más a su flota, la cual además posee dos helicópteros Bell (407 y 429). Con los LET pretende reemplazar su variopinta cantidad de aeronaves, e iniciar vuelos a Castro en Chiloé, con posibilidades de expandirse a Temuco y Concepción a futuro.

Archipiélagos Ltda. es otra de las aerolíneas locales que tiene sus instalaciones en La Paloma. Sus aviones son los Britten-Norman BN-2B-27 Islander, Cessna T303 Crusader y R172K Hawk XPII. Su principal ruta es entre Puerto Montt y Ayacara (SCAY), con -por lo menos- tres frecuencias diarias. También opera a la alternativa en Poyo (SCYO).

Otras localidades cubiertas por Archipiélagos son El Frío, Llanada Grande, Parque Pumalín o Segundo Corral. Esta aerolínea también está dispuesta para realizar vuelos chárteres a otras localidades dentro y fuera de la región.

Pewén Servicios Aéreos es el operador más reciente dentro de la región. Inició sus actividades el 2009 con Piper PA-31T Cheyenne para ambulancia aérea a nivel nacional. En Marcel Marchant se hizo cargo tanto de las instalaciones de Patagonia Airlines, como de los dos Cessna 208B Grand Caravan operados por ella, inaugurando su línea regional en octubre de 2010.

Sus principales destinos son Quellón, Melinka y Santa Bárbara; en el caso de estas dos últimas, con dos frecuencias diarias, dependiendo de las condiciones meteorológicas.

Una más de las empresas que ocupan el aeródromo puertomontino es Servicio Aéreo Regional. Su flota actual consiste en Piper PA-31-350 Navajo y Chieftain que trabajan mayormente en vuelos fletados para empresas pesqueras, trasladando buzos desde y hacia la zona de Melinka y Puerto Aguirre. También realizan además vuelos a lodges de pesca en la zona de los fiordos en la provincia de Palena.

Para finalizar con el recuento de aerolíneas locales basadas en Marcel Marchant Binder tenemos a Transportes Aéreos San Rafael, que desde fines de la década de 1980 cubre los cielos australes. En Puerto Montt dispone de infraestructura para mantener su flota de Piper PA-31 Navajo y Navajo Panther, los que usualmente vuelan para empresas pesqueras de la zona de Melinka y Quellón principalmente, además de vuelos sobre demanda.

San Rafael también vuela en la Región de Aysén, donde mantiene un Piper Navajo Panther en el aeródromo Teniente Vidal de la ciudad de Coyhaique.

 

 

Una alternativa rápida

Para quienes vivan, trabajen o visiten la Región de Los Lagos y el sur de esta, la aviación es la alternativa más rápida para movilizarse. Si bien la aseveración anterior tiene tintes obvios, en este caso hablamos de una aeronáutica particularmente cercana con los usuarios.

La Paloma/Marcel Marchant Binder en Puerto Montt se ha transformado en el eje de la conectividad aérea austral. Esta especie de mini-hub de conexión aéreo del sur, posee muchas oportunidades considerando este tipo de aviación.

Esto dista mucho de constituir una aventura costosa, glamorosa y al servicio de los más pudientes, argumentos estos últimos que han sido sacados a colación en innumerables ocasiones para atacar a los aeródromos y la actividad aérea; pero que son   convenientemente olvidados, cuando hay que trasladar un familiar en riesgo vital o cuando se necesita ayuda tras una catástrofe.

 

Newsletter