Aero Latam

Argentina une por aire su base antártica más al sur.

En un vuelo histórico, la Fuerza Aérea Argentina alcanzó la base más al sur que posee la nación en la Antártida, empleando uno de sus Twin Otter.

Por Santiago Rivas

En noviembre de 1965, un Douglas C-47 especialmente adaptado y dos de Havilland Canada DHC-2 Beaver, en su vuelo hacia el Polo Sur, hicieron el primer enlace aéreo de la Fuerza Aérea Argentina con la base Belgrano 2 en la Antártida. La base más austral de Argentina en el continente permaneció desde entonces solo vinculada por barco, durante la campaña de verano, cuando el rompehielos puede llegar a la base.

Cuando en el invierno de 2017 se tuvo que hacer un rescate en la base argentina en la isla Orcadas del Sur, la única opción era un Twin Otter, a pesar de que la base no tiene pista y nunca fue conectada por avión. Se decidió emplear un glaciar y el avión pudo llegar a la base, rescatando a un suboficial naval cuya vida corría un grave riesgo después de un accidente.

Esta operación exitosa llevó a la idea de que esto también podría hacerse en caso de que fuera necesario rescatar a las personas de otras bases que no podían recibir aviones como el C-130 Hercules o están fuera del alcance de los helicópteros, como es el caso de Belgrano 2.

A mediados de 2018, la jefatura de la Fuerza Aérea ordenó planificar un vuelo a esa base, para ver si era posible alcanzarlo con los Twin Otters. Gracias a la mejora en la relación con el Reino Unido, fue posible organizar el uso de dos de las bases del British Antarctic Survey, ya que Belgrano 2 se encuentra a 1.600 kilómetros al sur de Marambio, la base desde donde las Twin Otters tuvieron que despegar, mucho más allá del alcance del avión.

La Operación Polar se realizó con dos DHC-6-200 Twin Otters del Escuadrón Águilas, la unidad con base en Marambio, pero dependiente de la IX Brigada Aérea de la ciudad de Comodoro Rivadavia. Los aviones partieron de la base de Marambio, en una isla cercana al extremo norte de la Península Antártica, el 9 de febrero y, después de una parada en la Base británica de Rothera, uno de los aviones, matriculado T-85, voló a la pequeña base británica de Sky Blu y luego a la Base Belgrano 2, llegando el 10 de febrero. El último tramo del viaje fue de más de 1.000 kilómetros, sobrevolando durante unas cuatro horas zonas completamente inhóspitas. Esto fue posible gracias a un tanque adicional para 500 litros instalado en la bodega de carga del avión.

El regreso se inició el día 11 y, tras pasar otra noche en Rothera, el 12 de febrero a las 3 de la madrugada partieron para Marambio, aterrizando poco a las 8 de la mañana.

El Twin Otter que llegó a Belgrano 2 fue comandado por el Primer Teniente Pablo Biolatto, con el primer teniente Manuel Coria, el suboficial principal Sebastián Molina y el suboficial auxiliar Damián Peralta. El otro avión, matriculado T-82, fue comandado por los primeros tenientes Mauricio Appendino y Juan Ordovini, el suboficial principal Hernán Latorre, el suboficial auxiliar Lucas Guzmán y el cabo principal Marcos Peluffo.

Mientras se realizaba la planificación de esta misión, se decidió utilizar este trabajo como el primer paso para organizar un nuevo vuelo al Polo Sur, que se realizará en 2020 o 2021, ya que la Fuerza Aérea Argentina no regresó a dicho lugardespués de su única misión en 1965. Los dos Twin Otters utilizados fueron parte del primer lote del modelo recibido en 1968 y el T-82 realizó una audaz misión de rescate en la Isla Borbón durante la Guerra de Malvinas.

Newsletter