Aero Latam Chile

Asistiendo a la población en pandemia

En Chile, la empresa Aerocardal realizó operaciones contra el Covid-19, a través de vuelos de traslado de personas e insumos.

 

Por Florencia Lucero Heguy y Santiago Rivas

Fotos de William Olave

 

Aerocardal es una empresa chilena que realiza traslado aeromédico, de carga o pasajeros, operando en las alturas de la Cordillera de los Andes, los hielos de la Antártida y sobre el Océano Pacífico. Cabe destacar que es la única línea aérea en Chile con la capacidad de llegar con un vuelo aeromédico a la Isla de Pascua.

Durante la pandemia del Covid-19, la compañía realizó vuelos de traslado de pasajeros e insumos, dentro de Chile, con el objetivo de colaborar en esta crisis que se está dando a nivel mundial.

Aerocardal es una empresa que cuenta con 120 personas, tiene cuatro grandes gerencias, una es el área de operaciones, formada por los catorce pilotos de planta más otros tantos que son externos, una buena dotación para una empresa comercial de aviación ejecutiva. Además, cuentan con el área de mantenimiento que también es bastante extensa: el Centro de Mantenimiento Aeronáutico (CMA), donde prestan servicio a su propia flota, que está compuesta por once aeronaves, pero brindan servicios a más de 30 de otros clientes. La tercera área de la empresa es la dedicada a los vuelos aeromédicos.

La flota está formada por un Gulfstream G280, el cual fue comprado por un cliente y es administrado por Aerocardal a través del sistema “aircraft management”, ofreciéndolo también a terceros, lo cual conforma la cuarta área. También cuentan con dos Gulfstream G150 propios que se usan tanto para vuelos VIP como traslados aeromédicos, con una camilla y transporte de carga, misiones para las cuales varias veces han volado hasta la Isla de Pascua, ya que son las únicas aeronaves civiles para evacuación aeromédica en Chile que pueden llegar hasta la isla desde el continente americano. También los emplean para vuelos aeromédicos hacia y desde fuera de Chile, gracias a su alcance. En el área de turbohélices poseen un Pilatus PC12 y tres Dornier 228, uno de ellos de la versión 228-100 y los otros de la serie -200. Cabe destacar que los Dornier ya han superado las 60 mil horas de vuelo en 20 años.

 

 

Aerocardal en pandemia

Cuando comenzó la pandemia del Covid-19 la compañía realizó operaciones de traslado tanto de pacientes como también de insumos. “Nosotros hacemos no sólo vuelos ejecutivos, sino también vuelos ambulancia. Somos la única empresa de Chile que puede hacer camilla doble y lo hacemos en Dornier 228”, cuenta Sergio Seguel, gerente comercial de la empresa.

Con respecto al trabajo en pandemia Seguel explica que “realizamos vuelos no solamente con los Dornier, porque tenemos muchos tipos de aviones” y cuenta que “no sólo movimos pacientes a clínicas privadas y trabajamos junto al Ministerio de Salud, sino que fuimos los primeros en traer las cápsulas que pueden trasladar un paciente”. Cabe destacar que también realizaron vuelos entre hospitales de Santiago de Chile y otros lugares del país. “Cuando se saturó Santiago, hubo un montón de clínicas que llegaron al máximo de ocupación de camas y había ciudades donde tenían disponibilidad, así fue que trasladamos pacientes a otras ciudades en los Dornier”, sostiene Seguel y resalta: “hemos sacado bastante rendimiento a los Dornier en los vuelos Covid-19”.

 

 

Por otro lado, es sabido que las empresas aéreas han sido afectadas de manera negativa con la pandemia, pero, para Aerocardal, ha sido distinto, ya que los vuelos de transporte de pasajeros y carga cayeron, pero aumentaron las operaciones con los vuelos Covid-19. Es decir, tuvieron un aumento en la demanda de vuelos sanitarios y de traslado de personal. “Todo lo que es vuelos hacia fuera del país tanto de empresas, negocios y lo que respecta a turismo cayó totalmente”, explica Seguel y añade: “nosotros nos quedamos con un mes y medio de vuelos programados para Juan Fernández que no pudimos realizar debido al Covid-19, porque la isla cerró por una cuestión sanitaria y todos los vuelos que estaban programados, gran parte de ellos vendidos, se tuvieron que suspender”.

De esta manera, Seguel asegura que “nos hemos mantenido más o menos estables, pero con una incertidumbre de vivir casi el día a día, es una situación bastante aterradora porque no nos ha ido mal como a las empresas comerciales grandes, pero vivimos el día a día con incertidumbre y eso tensiona mucho”.

Asimismo, Seguel advierte: “Lo más importante es mantenerse, no bajar la guardia, los aspectos de seguridad y mantener fidelizados a los clientes es importantísimo para nosotros” y cuenta que “nuestros protocolos de desinfección son espectaculares, porque tenemos un sistema electrónico de ozono en nuestros aviones, separación entre asiento y asiento, al entrar en la compañía te toman la temperatura, hay amonio cuaternario en el ingreso, alcohol en gel por todos lados, tenemos un gran porcentaje de nuestra gente que está trabajando desde su casa de forma remota y lo justo y necesario en el área operativa”. Finalmente, Seguel resalta: “tenemos que tener muchas precauciones, porque podemos contagiar a nuestros pasajeros y para eso es importante tener mucha certeza de que la gente que sube al avión va dentro de una cápsula totalmente desinfectada”.

Newsletter