Aero Latam

Ayudando durante la pandemia en el Himalaya

Conectar áreas remotas es crucial, especialmente en momentos como los que tenemos durante la situación del COVID-19. Volando a pistas cortas en lugares distantes para entregar alimentos, medicamentos y otros suministros esenciales, y también recuperando muestras de hisopados y turistas varados, SITA Air es una de las tres aerolíneas nepalesas que brindó apoyo a las operaciones de socorro de COVID-19 sobre el Himalaya.

 

Por Santiago Rivas

 

Estar aislado en medio de las montañas del Himalaya hace que las personas dependan más del transporte aéreo que quienes están en otras regiones del mundo. Cuando la pandemia de COVID-19 llevó a la mayoría de los gobiernos a declarar una cuarentena total, que incluyó la suspensión de todos los transportes públicos, esos pueblos aislados en las montañas perdieron su único vínculo con el resto del mundo y muchos dependían de eso para su subsistencia. Además, los turistas se quedaron varados en algunos de ellos, y en Nepal, ese fue el caso principalmente en la localidad de Lukla, la más cercana al Monte Everest.

La crítica situación originada llevó al gobierno de Nepal a organizar el apoyo de las aerolíneas locales para llevar suministros a los pueblos aislados y evacuar a los turistas varados.

El primer caso identificado en Nepal se descubrió que era un estudiante infectado que regresó de Wuhan, China, a mediados de febrero. La persona fue tratada y se recuperó en 7 días. La escalada de la pandemia no comenzó hasta fines de marzo, cuando comenzó su transmisión por todo el mundo rápidamente y muchos estudiantes, viajeros y otros lugareños comenzaron a regresar del extranjero. El segundo caso fue identificado nuevamente como un estudiante que regresaba de Francia, en la cuarta semana de marzo, y es entonces el 26 de marzo cuando el gobierno nepalí decide imponer un encierro y estrictas medidas de distanciamiento social que aún se mantienen. “Nepal ha estado bajo bloqueo durante casi 60 días”, explicó Rajendra Singh en abril, director general de SITA Air, una de las principales aerolíneas regionales de Nepal, que opera dos Dornier 228-202 y un Dornier 228-212. “Bajo la cuarentena se han suspendido todos los medios de transporte público, incluida la aviación. Sin embargo, como Nepal tiene algunos distritos montañosos que no tienen conexiones por rutas y dependen del apoyo aéreo para el suministro diario, el gobierno nepalí solo ha permitido vuelos de carga a estos distritos para entregar alimentos y medicinas esenciales”, agrega Rajendra.

 

 

Misiones

Llevar alimentos del gobierno a las zonas montañosas de la provincia de Karnali siempre fue parte de nuestro negocio habitual”, cuenta y explica que una vez que se impuso la cuarentena, se acercaron al gobierno y les recordaron la importancia de la continuación de estos vuelos de suministro de alimentos a región, ya que cualquier ruptura de la cadena de suministros podría provocar hambrunas en estas zonas rurales remotas. Por lo tanto, el gobierno acordó y lo hizo como parte de su agenda el apoyar estas áreas con la continuación de sus servicios aéreos junto con otras dos aerolíneas.

Al mismo tiempo, explicó que “el Ministerio de Salud nos ha encomendado volar a los médicos a las regiones rurales y montañosas. Estas regiones tienen instalaciones de atención médica limitadas y carecen de la mano de obra necesaria para las pruebas de COVID-19 generalizadas. La necesidad inmediata es realizar pruebas, no solo de las posibles infecciones, sino también de un muestreo aleatorio para ayudar a las autoridades sanitarias a comprender mejor la propagación geográfica del virus”, dice. Esas muestras de hisopos se envían en avión a instalaciones de pruebas rápidas en la capital de Nepal, Katmandú, dice.

 

 

La ventaja de la empresa, así como de otras que operan el Dornier 228, era su capacidad STOL, lo que les permite operar en todos los aeródromos del país, especialmente en los que se encuentran dentro del Himalaya. Gracias a esto, el gobierno asignó a SITA Air para transportar vuelos de carga a Humla, Jumla y Mugu. Además, en los vuelos se transportaron medicamentos y personal sanitario. “Como resultado, SITA ha estado ejecutando continuamente estos vuelos según el permiso y la orden del gobierno. Entretanto, SITA también llevó a cabo algunos vuelos de pasajeros en los que las personas varadas del distrito de Humla fueron trasladadas de regreso a Humla desde Nepalgunj y la capital de la provincia de Karnali, Surkhet. Para estos vuelos de pasajeros se consideraron todas las medidas de seguridad sanitaria establecidas por la Organización Mundial de la Salud, la OACI y nuestro regulador local CAAN”, explica Rajendra.

Al mismo tiempo, los turistas fueron trasladados desde Lukla durante marzo, con SITA realizando un total de ocho vuelos, mientras que se realizó otro al aeropuerto de Taplejung para permitir que los turistas varados regresaran a su país de origen.

Desde el 1º de abril hasta el 23 de mayo la compañía realizó más de 300 vuelos y continuó haciéndolo posteriormente.

 

 

Tripulaciones y aviones

Cuando apareció el virus y había poca información al respecto, hubo cierta preocupación y aprensión entre la tripulación por realizar estos vuelos en un entorno potencialmente contagioso. “Pero una vez que fueron capacitados y provistos de Equipo de Protección Personal (EPP) junto con la implementación de Procedimientos Operativos Estándar de Saneamiento (SOP) integrales para cada operación de vuelo, la confianza de todos los involucrados ha aumentado y hemos estado cumpliendo con dedicación nuestro compromiso de servir en estas circunstancias difíciles”, dice Rajendra.

Como destaca, junto a las tripulaciones, “también es debido a la resistencia de nuestro avión que SITA Air ha podido realizar la mayoría de las misiones de vuelo en Lukla. Esto al entregar cargas más esenciales a estas áreas remotas, sin la capacidad STOL y la larga resistencia de nuestro Dornier 228 no habríamos podido realizar tanto”.

Newsletter