Aero Latam Ecuador

Ecuador volvió a volar

El gobierno ecuatoriano decidido abrir los aeropuertos a pesar de la pandemia del Covid-19.

 

Por Florencia Lucero Heguy

 

Ecuador tiene en este momento 67.870 infectados de COVID-19 y ya suma más de cinco mil muertes, encontrándose en el puesto 28 de países con mayor cantidad de personas infectadas. El COE (Comité de Operaciones de Emergencia) Nacional de Ecuador reactivó los vuelos domésticos en el país el 1° de junio convirtiéndose así en el primer país en la región en volver a volar. La ruta de mayor demanda en Ecuador es la de Quito- Guayaquil y se reanudó el 15 de junio.

Cabe destacar que los aeropuertos habían cerrado el 16 de marzo, cuando la actividad aeronáutica se prohibió como medida para frenar la propagación del COVID-19.

Para la reapertura se tomaron medidas de bioseguridad como prevención y medida de propagación contra el COVID-19 que consisten en que tanto los pasajeros como la tripulación debe usar tapaboca durante todo el vuelo, los tripulantes llevarán guantes y, durante el trayecto, se mantendrá el distanciamiento social entre la tripulación y los viajeros. Para garantizar la seguridad, las medidas que adoptan las aerolíneas incluyen desinfecciones profundas al interior de los aviones, antes y al final de cada vuelo. Por otro lado, es importante tener en cuenta que los filtros de aire que usa cada avión capturan más del 99% de las partículas.

El Ministerio de Transporte de Ecuador dispuso que los pasajeros de vuelos nacionales deberán contar con una prueba de COVID-19 con resultado negativo, realizada con un máximo de 72 horas antes del viaje y el documento deberá ser certificado por el Ministerio de Salud. Cabe destacar que esto puede afectar el proceso de reactivación de los vuelos, ya que el costo de los exámenes corre por cuenta del pasajero. Por otro lado, en las cabinas no hay distanciamiento social, ya que si se dejaran asientos libres bajaría aproximadamente un 30% la cantidad de pasajeros, lo que sería muy perjudicial para las empresas.

Otro de los cambios que se realizó, bajo el protocolo, fue el de servicio a bordo, ya que los productos que se entregan son envasados, con el objetivo de reducir la interacción entre el pasajero y el tripulante. La IATA explicó que las medidas buscan generar confianza en los gobiernos para que permitan la apertura de las fronteras a los viajes aéreos y también en los pasajeros que quieren volver a volar.

Es importante destacar que entre los aeropuertos de Quito y Guayaquil se generan más de 15 mil puestos de trabajo directos, sin contar los indirectos que incluyen el turismo, negocios, exportaciones, etc.

En poco tiempo el Covid-19 se llevó miles de vidas humanas y millones de empleos en todo el mundo, y unos de los mercados que sufre más es la industria aerocomercial. Es por eso que Ecuador decidió volver a volar, con el objetivo de reactivar las economías que van de la mano de la aviación regional.

 

 

 

Newsletter