Aero Latam

En el camino al ADS-B Out

2016-03_Lufttransport_047UPA_160225_0107.jpg

La necesidad de contar con sistemas ADS-B Out en Europa para junio de 2020 muestra el camino que están siguiendo los países desarrollados por una aviación más segura.

Por Santiago Rivas

En aviación, las decisiones que se toman en las regiones más avanzadas luego se derraman hacia el resto del mundo, que va adoptándolas en la medida de sus posibilidades para poder mejorar la seguridad de la aviación. Tal es el caso de los transponders y los sistemas ADS-B, que cada vez más son mandatorios a lo largo de los cielos del mundo, sea por una cuestión de controlar actividades ilícitas como para prevenir accidentes por colisiones entre aeronaves, entre otras razones.

En Europa, la European Aviation Safety Agency (EASA) decidió que para el 7 de junio de 2020 todas las aeronaves con una velocidad de crucero máxima superior a 250 nudos o un peso máximo al despegue de 5700 kilos, deben contar con un equipo ADS-B Out. El principal objetivo es que los controladores de tráfico aéreo puedan mejorar la separación entre aeronaves, además de una organización más eficiente de las rutas para cada aeronave, mejorando la seguridad y reduciendo el tiempo de vuelo, permitiendo menores costos operativos.

En muchos otros países también se avanza en medidas similares, a veces con otros objetivos, como es el caso de la Argentina, donde en 2018 se decidió comenzar a utilizar el transponder de manera obligatoria tanto para la aviación general como para la aviación agrícola en el norte del país, al norte del paralelo 29º, aunque se planea luego extenderlo a todo el territorio nacional. En este caso, se busca sobre todo reducir la actividad aérea ilegal, especialmente el tráfico de drogas y otros tipos de contrabando, además de que permite detectar aeronaves agrícolas que operan sin autorización.

Rollout der DO 228 NG

El ADS-B (Sistema de Vigilancia Dependiente Automática) es un sistema que transmite la información del vuelo sin que sea necesario que la envíe el piloto ni la solicite un controlador de tránsito aéreo, proveyendo un conjunto mejorado de datos de vigilancia de aeronaves para la gestión del tráfico aéreo. Las aeronaves equipadas con ADS-B están equipadas con un transponder que puede ser detectado por los sistemas de vigilancia en tierra, un receptor GPS, una unidad de visualización de datos aéreos y AHRS (sistema de referencia de rumbo de actitud). Este sistema mejora significativamente la precisión de los datos sobre los parámetros de vuelo (posición, seguimiento, velocidad, etc.) en comparación con los de los radares terrestres existentes.

Aero Latam habló con Steffen Gemsa, piloto de pruebas del Dornier 228NG de RUAG MRO International, quien dice que la empresa desarrolló recientemente un certificado de tipo suplementario (STC) para el avión equipado con ADS-B Out. Esto garantiza que el Dornier 228NG cumpla con los próximos requisitos de la EASA y los que en un futuro cercano se exigirán en gran parte del mundo. Además, el STC también es compatible con los requisitos de la FAA.

Gemsa explica que el ADS-B Out está optimizado con los parámetros de vigilancia mejorada en Modo S (EHS) y vigilancia primaria (ELS), todos en la misma cabina. Esto se debe a que la cabina del avión, tipo full glass cockpit, se diseñó teniendo en cuenta la fusión de información, lo que permite a los pilotos acceder a la información rápidamente y navegar en el espacio aéreo de manera segura.

“Algunos operadores piensan que el ADS-B no es esencial porque solo ciertas jurisdicciones lo requieren. Pero el equipo se hará rápidamente esperado no solo por el control del tráfico aéreo, sino también por otros pilotos en el espacio aéreo», dice Gemsa, refiriéndose a cómo los pilotos pueden usar datos del ADS-B para rastrear la ubicación de otras aeronaves en el espacio aéreo compartido en el futuro.

Newsletter