Aero Latam Brasil

La aviación comercial brasileña reanuda el 70% de los vuelos en su red

El índice es el más alto durante toda la pandemia de COVID-19. Las medidas sanitarias adoptadas por el Gobierno Federal y las aerolíneas ayudaron en esta recuperación.

 

Por João Paulo Moralez

 

Con las medidas sanitarias y económicas adoptadas por el Gobierno Federal para reducir los efectos del Covid-19, fue posible mantener las operaciones en los aeropuertos brasileños y alcanzar el 70% del promedio de vuelos en diciembre, en comparación con el mismo período de 2019. Datos de la Agencia Nacional de Aviação Civil (ANAC) muestran que el promedio en diciembre de 2020 fue de 1.655 vuelos, contra 2.367 en el mismo mes del año anterior.

“Llegamos a fin de año con un repunte muy interesante en el mercado de vuelos domésticos”, dijo el secretario de Aviación Civil, Ronei Glanzmann, y destacó que las cifras actuales del país son similares a las observadas en China y Estados Unidos. Según el secretario, diciembre alcanzó un pico de recuperación del 80% en comparación con 2019, como ocurrió el día 11, viernes.

Al inicio de la pandemia, el pasado mes de marzo, el Gobierno Federal presentó medidas provisionales directamente vinculadas a empresas, aeropuertos y pasajeros, que implican el aplazamiento del cobro de tarifas de navegación aérea, el aplazamiento del pago de las tasas aeroportuarias sin cobrar multas y extensión de obligaciones de reembolso para las aerolíneas.

 

 

Construcción

El período de disminución del movimiento aéreo también trajo la posibilidad de que la Secretaría de Aviación Civil Nacional de MInfra, a través de diversas alianzas, modernice varios aeropuertos brasileños para aumentar la seguridad y comodidad de los pasajeros. Uno de los aspectos más destacados fue la entrega de la renovación de la pista principal del Aeropuerto de Congonhas, que recibió una nueva capa de fricción porosa en 30 días.

Con una inversión de R$ 11,5 millones, la obra aumentó la capacidad de drenaje del agua de lluvia y la adherencia de los neumáticos de las aeronaves a la pista, además de reducir la posibilidad de aquaplaning. “El nuevo pavimento nos brinda niveles de seguridad de los más altos del mundo”, dijo el secretario de Aviación Civil.

Otras tres entregas destacaron el año pasado. El Aeropuerto Internacional Pinto Martins, en Fortaleza, gestionado por la concesionaria alemana Fraport, entró en funcionamiento durante la pandemia, sin ceremonia de inauguración, pero mostrará su importancia especialmente durante la temporada de verano. En Paraná, la terminal del aeropuerto de Cascavel se ha ampliado de 800 metros cuadrados a 6 mil metros cuadrados. Y la pista de Foz do Iguaçu, el segundo destino internacional más grande del país, se está ampliando 600 metros, permitiendo la operación de vuelos de largo recorrido.

 

Boletín