Aero Latam

La recuperación será lenta, pero hay esperanzas

La pandemia del Covid-19 dejó a la aviación regional devastada, generó un impacto económico sin precedentes y se espera que recién en el 2025 se llegue a la cantidad de pasajeros que había antes de esta catástrofe.

 

Por Florencia Lucero Heguy

 

Desde Aero-Latam dialogamos con José Ricardo Botelho, Director Ejecutivo & CEO de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA). Botelho trabajó durante los últimos dos años y medio como delegado diplomático alterno de la República de Brasil ante la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y durante los últimos cuatro años fue presidente director de la Agencia Nacional de Aviación Civil de Brasil (ANAC).

Cabe destacar que tiene un gran conocimiento profundo sobre la aviación civil en América Latina, desarrolló proyectos importantes con autoridades de aviación civil en la región e implementó medidas claves para el progreso del transporte aéreo en Brasil durante su estancia en la ANAC.

 

 

¿Qué números tienen en cuanto al impacto económico que la pandemia ya ha generado en las empresas?

El impacto ha sido transcendental, realmente sin precedentes y los efectos se mantendrán por un tiempo. La IATA estima pérdidas para las aerolíneas de la región de 18 mil millones de dólares este año, basados en una reducción cercana al 50% del tráfico aéreo para final de año. De acuerdo con datos del WTTC (World Travel & Tourism Council, Consejo Mundial de Turismo y Viajes), más de 7 millones de empleos están en riesgo en el sector viajes y turismo en América Latina y el Caribe y el PIB de la región perdería 143 mil millones de dólares provenientes de este sector.

El Air Transport Action Group (ATAG) estima que 46 millones de puestos de trabajo están en riesgo globalmente debido a la pérdida de conectividad causada por la crisis de COVID-19. La mayoría de estos (41.2 millones de puestos de trabajo) se encuentran en el sector de viajes y turismo, que depende de la aviación. El resto (4.8 millones) son empleos directos en aviación, incluidos los aeropuertos y las aerolíneas.

 

¿Cuántos años calculan que puede llevar una recuperación?

Para el cierre de 2020 se espera alcanzar una operación de casi el 50% de la capacidad originalmente planificada para el año y poco a poco recuperar el tráfico en la región.

La recuperación será progresiva. Recordemos que en 2019 cerramos el año con más de 300 millones de pasajeros transportados en la región. Alcanzar esos niveles de tráfico nuevamente tomará tiempo, se estima que veríamos ese número de pasajeros recién en 2025. Se espera que países con mercados domésticos robustos, como son los casos de México y Brasil, tengan una recuperación mayor y más rápida, además cuentan con la ventaja de no haber cesado operaciones. En cuanto al tráfico internacional, se espera que los mercados con tráfico étnico de visita a amigos y familiares, como Colombia-España, México-USA, Brasil-Portugal y Ecuador-España, tengan una recuperación más rápida.

 

¿Creen que esta crisis puede ser una oportunidad para empresas más pequeñas, que se dedican a taxi aéreo por ejemplo?

Toda crisis trae consigo una oportunidad de reinvención, de hacernos más eficientes. Si bien estamos ante un reto sin precedentes, existe una oportunidad para las empresas en todo el mundo.

Nuestra región es particular. Tenemos un vasto territorio continental con geografía intrincada que no cuenta con alternativas de transporte eficientes como el tren ni con carreteras para transportarse de manera segura y eficiente. Por ello la aviación es clave, especialmente las aerolíneas de taxi aéreo que generan conectividad con lugares remotos. En ALTA tenemos el Programa ISSA que tiene por objetivo facilitar el acceso a aerolíneas de porte menor a los entrenamientos necesarios para mejorar sus estándares de seguridad operacional y obtener su certificación ISSA. Esto les permite realizar posteriormente codeshares y ayudar a desarrollar la red aérea de la región. ​

 

 

¿Creen que hay un cambio de paradigma en lo que respecta a la aviación regional?

Tenemos algunos años trabajando en el desarrollo de la aviación regional, especialmente a través del Programa ISSA. Mejorando la seguridad operacional estamos consiguiendo mejorar la conectividad. Lo hemos visto ya en países como Brasil, Chile, Colombia, Argentina e incluso en el Caribe. Existe aún un potencial enorme y estoy seguro de que será un motor importante de la recuperación de la industria.

 

¿Qué trabajos están haciendo con otras entidades y/o autoridades de gobierno?

Principalmente venimos dialogando con gobiernos para que se implementen de manera armonizada los protocolos recomendados por el grupo CART y se eviten las cuarentenas, ya que esto desincentiva la demanda de pasajeros y retrasa aún más la recuperación de nuestros países.

Como hemos dicho, viajar es seguro, existen los protocolos que garantizan la bioseguridad y su aplicación armonizada en toda la región es clave. Seguimos abogando por que no haya nuevos cierres ni nuevas regulaciones que complejicen los viajes para operadores y usuarios.

Recientemente hemos realizado un llamado conjunto con el Consejo Internacional de Aeropuertos de América Latina y el Caribe (ACI-LAC), la Organización de Servicios de Navegación Aérea Civil (CANSO) y la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) para que los empleados del sector de la aviación sean considerados como trabajadores esenciales durante la campaña de vacunación contra el COVID-19.

Boletín