Aero Latam

LADE suspendió todos los vuelos de los SAAB 340B

La empresa argentina Líneas Aéreas del Estado suspendió todos los vuelos de los dos aviones que había en uso debido a la falta de inspección.

El titular de la Fuerza Aérea Argentina, Brigadier General Enrique Amrein, ordenó suspender todos los vuelos de los aviones SAAB 340B de Líneas Aéreas del Estado (LADE), entre junio y julio con el propósito de llevar a cabo la inspección de vida útil y reemplazarlos con naves Twin Otter que cubrirán, a partir del 2 de julio, varias de las rutas en el sur del país.
La decisión de dejar en la base de Comodoro Rivadavia hasta nuevo aviso a los dos únicos aviones SAAB 340 B en uso de los cuatro que contaba LADE, responde al «hallazgo» reciente de que no se cumplió en tiempo con la inspección que establece el fabricante para el conjunto del tren de aterrizaje. Se sobrepasó en dos años la fecha fijada para la inspección del mecanismo.

 

A fin del 2008 llegaron al país los cuatro SAAB 340B adquiridos durante la gestión en Defensa de Nilda Garré a un costo de 30 millones de dólares. El plan de mantenimiento, documentación que también vendió en 466.560 dólares la contratista Fairbrook, ganadora de la licitación, incluía el Boletín de Servicios con el detalle de que en 2016 (cumplidos los 10 años de la última inspección) debían iniciarse tareas de overhaul al tren de aterrizaje de las cuatro aeronaves. Esa inspección es vital e involucra un sistema crítico, comprende la sustitución de todas las piezas que indiquen los estándares de seguridad, aunque al momento de la revisión se encuentren en buen estado.

Por razones que ahora serán materia de una indagación interna, el Grupo Técnico de la IX Brigada Aérea con asiento en Comodoro Rivadavia, que en aquel tiempo estaba al mando del comodoro Mario Molina, no dio cumplimiento al Boletín de Servicios. Los aparatos continuaron en vuelo excediendo dos años el plazo de la revisión de seguridad establecida por el fabricante. De esta manera, se ordenó una gestión oficial ante el grupo sueco SAAB con el propósito de lograr que el fabricante extienda un poco más el plazo para la inspección de vida útil que ya venció.

Según se informó oficialmente, a dos de los cuatro de los aviones suspendidos se les realizará la inspección correspondiente, que establece el fabricante de esas máquinas para el conjunto del tren de aterrizaje. Las aeronaves serán reemplazadas por aviones Twin Otter, que fueron adquiridos a la empresa De Havilland, de Canadá, a partir de 1968, fueron modernizados y dos de ellos están preparadas para operaciones antárticas, con un esquema de alta visibilidad.
Los aviones Twin Otter cubrirán las frecuencias uniendo las localidades patagónicas de Río Mayo y Comodoro Rivadavia (Chubut), Río Grande (Tierra del Fuego) y Río Gallegos (Santa Cruz), entre otras estaciones aéreas a través de dos frecuencias semanales y con capacidad para 10 personas cada uno.

 

Asimismo, fuentes del sector empresario aeronáutico dudan que SAAB pueda vulnerar un plazo que a todas luces está más que superado, máxime tratándose de un mecanismo vital para la seguridad de la aeronave, tripulación y pasaje. Hacerlo implicaría que asume responsabilidades ante cualquier incidente que pudiera producirse por fallas en el tren de aterrizaje. Otra preocupación es que se necesita contratar un servicio para la inspección que se cotiza en dólares y el Gobierno se encuentra en medio de un ajuste fiscal. Una de las alternativas es que la inspección se lleve a cabo en el Área Material Río Cuarto, el taller de la institución que se ocupa de mantener aeronaves. Previo debería contarse con la habilitación y certificación que otorga el fabricante SAAB, trámite que también implica desembolso de dólares, además de tiempo para la capacitación de técnicos.

Newsletter