Aero Latam Argentina

Sirviendo a las provincias

Las direcciones de aeronáutica provinciales de la Argentina cumplen un servicio esencial con sus aviones y helicópteros, desde evacuación aeromédica hasta transporte y extinción de incendios. El sector presenta una demanda que no siempre puede ser satisfecha por la falta de recursos.

Por Florencia Lucero Heguy y Santiago Rivas

Al ser la Argentina un país federal, casi todas las 23 provincias que la componen tienen su propia Dirección de Aeronáutica en donde nuclean las actividades vinculadas a la aviación en sus distintas ramas para brindar servicios a la comunidad, que incluyen tareas de apoyo policial, búsqueda y salvamento, lucha antigranizo, evacuación sanitaria, traslados, extinción de incendios y desarrollo de la actividad en general. El país cuenta con diferentes geografías de norte a sur y este a oeste, como sierras, llanuras, montañas con grandes picos, la cordillera de los Andes, el Impenetrable Chaqueño o la selva misionera, lo que obliga a que cada una tenga su propia flota particular, de acuerdo con sus necesidades. Influye, además, el tamaño de la provincia.

El desarrollo de las direcciones de aeronáutica ha sido desparejo a lo largo del tiempo y variado según la provincia. Esto es porque cada una le da más o menos prioridad, además de que depende del gobierno de turno y los recursos económicos disponibles. Por eso, mientras en algunas provincias, como Córdoba, el desarrollo es importante, en otras, como Formosa, cuentan con muy pocas aeronaves, a pesar de existir la necesidad.

En lo que se refiere a vuelos de traslado, se pueden definir en dos tipos de necesidades: los intraprovinciales, que a veces requieren el uso de pistas no preparadas y cortas, o los de alcance nacional, que en general van de un aeropuerto a otro y donde lo primordial es la velocidad. Además, la necesidad de helicópteros varía según la geografía, con ejemplares capacitados para operar en montaña en algunos casos, como ocurre en Mendoza. En otros casos se ha priorizado la incorporación de aeronaves para uso VIP.

En el caso de Córdoba, además se dio mucha importancia a la flota para combatir incendios forestales, contándose con tres Air Tractor 802 y un flamante Fire Boss anfibio para dicha misión.

Por ejemplo, en la provincia de Tucumán, la más pequeña del país, se realiza asistencia a las escuelas de alta montaña, vuelos sanitarios, control de incendios en montaña y ayuda a la policía en los controles. Para ello, la provincia cuenta con dos aviones Learjet 60XR para vuelos oficiales y un Citation Bravo para sanitarios y oficiales, además de dos helicópteros, un Bell 407 y un 429. Además, cuentan con un viejo Piper PA-31P fuera de servicio pero que esperan recuperar.

El pequeño tamaño de la provincia hace que no se requieran aeronaves de ala fija para vuelos internos, pero sí para traslados a grandes distancias, como puede ser a la ciudad de Buenos Aires, distante a más de mil kilómetros, lo que lleva a que se requieran jets con buena velocidad de crucero.

Algo similar ocurre en Misiones, en donde se ha decidido no contar con aeronaves de ala fija ya que se puede cubrir toda la provincia con helicópteros y las pistas en general son cortas y mal preparadas. Desde la gobernación consideran que sólo necesitan helicóptero, porque las autoridades se manejan en líneas aéreas y ómnibus ya que son una provincia chica y tiene una red de rutas y hospitales muy buenos. Operan en helicóptero (Eurocopter EC135) en el 100% del territorio en pocos minutos.

En las provincias grandes, el avión puede ser fundamental para traslados sanitarios, tanto por las distancias como por el estado de algunos caminos o el relieve, especialmente en las zonas montañosas o del centro-norte del país (Chaco, Santiago del Estero y Formosa principalmente). En Buenos Aires, si bien hay una red vial importante, la provincia tiene unos 900 kilómetros de largo de norte a sur y cuenta con muchas pistas, favoreciendo el uso de aeronaves para traslados de todo tipo. Si bien posee una flota interesante en su Dirección de Aeronáutica, con dos Eurocopter EC-145, dos BK-117, dos MBB Bo-105CBS (solo uno operativo), un EC-135, dos Grand Caravan, un Cessna 550 Citation II, tres Cessna Conquest (uno en depósito) y un Beech B200 Super King Air, actualmente se encuentra con baja operatividad.

Córdoba, por su lado, posee, además de los citados Air Tractor, un Bombardier Learjet 60XR, un Beech 350 Super King Air, ambos para traslado de funcionarios y evacuaciones sanitarias, un Cessna 206 y tres helicópteros, un Eurocopter EC-135 y dos AS-350B3 Ecureuil. Actualmente están analizando la compra de una aeronave de transporte ligero, muy probablemente un Grand Caravan, para tareas de transporte dentro de la provincia, con el objetivo de reemplazar en esa misión al Cessna 206, que también se usa para vigilancia contra incendios forestales.

Con la flota de aviones ayudan a preservar los bosques nativos, llevan alimentos a las escuelas cuando no se puede llegar por otros medios, realizan traslados de heridos graves, generalmente carenciados, rescataron muchas personas de las Altas Cumbres y hacen los traslados del INCUCAI (el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante). Antes de comenzar la temporada fuerte de incendios, el Plan Provincial de Manejo del Fuego se encarga, junto a alguno de los pilotos, de relevar el estado y condiciones de las pistas de la provincia para luego ponerlas en condiciones si fuera necesario. El 80% de las pistas son de césped y el resto de asfalto, las más bajas se encuentran a 1000 pies de elevación y las más altas a 3800. A medida que avanza el año, la mayoría de los incendios se van alejando hacia el oeste con pistas más lejanas y menos preparadas.

El ejemplo de Córdoba, si bien tiene una de las flotas más grandes, es parecido al de otras provincias, como Chaco, que tiene un Learjet 60, un Grand Caravan, un Cessna 182 y un Bell 407, de manera de tener un transporte rápido, uno más lento y económico pero de buena capacidad para operar en las pistas de la provincia, un avión de enlace y un helicóptero. La provincia trabaja principalmente en evacuación sanitaria, aunque también realizan traslados de equipos médicos en el impenetrable, apoyo en catástrofes naturales como inundaciones, traslado de personal y funcionarios. El objetivo en las evacuaciones aéreas es llevar a los pacientes a unidades médicas con atención de mayor complejidad.

La provincia tiene zonas muy lejanas que sólo se tienen acceso por rutas de tierra con condiciones meteorológicas adversas que resultan intransitables por eso el avión es imprescindible ya que es el único medio por el que se puede llegar. Debido a estas necesidades, desde la dirección aseguran que el avión más apto para los vuelos al impenetrables es el Grand Caravan el Learjet que se utiliza para los traslados a Buenos Aires está perfecto. Por el momento, entre los aviones y el helicóptero que poseen, cubren las diferentes tareas que realizan.

La provincia de Santa Fe no posee aviones propios, alquila un Learjet a través de licitación pública que se utiliza para el traslado del gobernador y su gabinete. Desde la Dirección de Aeronáutica sostienen que sería importante tener un avión propio para incrementar el trabajo de traslado, ya sea ejecutivo, sanitario y muchas otras acciones que se pueden implementar, pero, por el momento, no están dentro de las prioridades de la dirección. Hay necesidades, aunque aseguran que, por ahora, con esta aeronave y los helicópteros que tienen, cubren los trabajos que realizan. Debido a las características de los traslados y las pistas tendría que ser una que permita operar en pistas cortas de tierra.

Desde hace 11 años vienen realizando una transformación en el sistema de atención sanitaria en donde son muy pocos los casos que se derivan a instituciones fuera de la provincia. En Santa Fe tienen cinco centros (Santa Fe, Rosario, Reconquista, Venado Tuerto y Rafaela) que están distribuidos a lo largo y ancho de la provincia con atención de salud de primer nivel nacional.

Por su parte, la Dirección de Aeronáutica opera con cuatro helicópteros. Un Bell 429 que tiene configuración ejecutiva, utilizado por el gobernador y su gabinete; un Airbus AS-350B2 con configuración ejecutiva, capacidad de traslado, gancho de carga, habilitado en el Plan Nacional de Manejo del Fuego, con faro de búsqueda para aplicar al patrullaje policial de ser necesario, y también puede ser utilizado por la Secretaría de Protección Civil en todas sus necesidades. Finalmente, cuentan con dos MBB Bo105 que mayormente se utilizan para las misiones del Ministerio de Seguridad.

Por otro lado, San Juan incorporó en noviembre de 2018 un Learjet 75 para evacuaciones aeromédicas, de las cuales lleva a cabo unas 80 por año con sus Cessna 560 Encore y 550 Citation II.

Santa Cruz, por su lado, cuenta con un Citation V Ultra y un Beech 350 Super King Air, mientras que Chubut posee un C90 King Air y un Hawker 400XP, mientras que Salta ha apostado a los helicópteros, con un Bell 412EP con equipo para lucha contra incendios y de alta complejidad para evacuaciones aeromédicas, además de un Bell 407 y un 429, mientras que en ala fija poseen un Learjet 45 y tenían un IAI Arava que fue retirado del servicio en 2013 y no fue reemplazado. En Corrientes la flota es de dos Grand Caravan, un Citation II, un Bell 429WLG y un 407. La Pampa cuenta con un Grand Caravan, al igual que Formosa, Jujuy, por su lado, con un AS-350B3 Ecureuil, Neuquén con un Bell 407 y Santiago del Estero con un EC-145 y un Learjet 45.

Como el gran impulso a las aviaciones provinciales se dio desde los años 60 y 70, algunas todavía cuentan con aparatos incorporados hace más de 30 años, como es el caso de Tierra del Fuego, que posee un IAI Arava (único en su tipo operativo en la Argentina) y un Learjet 35A, ambos de los años ochenta, o Catamarca, que cuenta con un Piper Navajo Chieftain, un Fairchild Metro III y un Piper Cheyenne II pero solo el Metro está operativo. En dicha provincia consideran que su principal necesidad hoy es por un reactor, para poder viajar a otras provincias o a Buenos Aires.

A esta variada realidad se suman muchas críticas sobre que el mayor uso que se da a las aeronaves es para traslados VIP de funcionarios, relegándose a veces los vuelos de apoyo a la comunidad. En muchos casos, las provincias tienen una necesidad de aeronaves con capacidad de operar en pistas no preparadas, con buena capacidad de carga y bajos costos operativos, que permita evacuaciones aeromédicas o tareas de asistencia en casos de desastres naturales, como son inundaciones en el norte y nordeste o grandes nevadas en el sur. En casi todas las provincias la prioridad se ha dado a los jets ejecutivos, que permiten vuelos rápidos entre aeropuertos, posibilitando traslados sanitarios a las grandes ciudades, pero que son poco viables para el uso dentro de las provincias. En este último segmento, los Grand Caravan son los aviones que más éxito han tenido, aunque en algunos casos su velocidad y capacidad de carga son una limitante, cuando se trata de operar en distancias largas. En otros casos, la antigüedad de la flota o parte de ella hace que sea necesario un reemplazo por aparatos más modernos y eficientes.

Newsletter