Aero Latam

Un país en plena expansión aérea

Más empresas, más pasajeros volando, la Argentina se encuentra en un momento de expansión en lo que respecta a aviación comercial. La ANAC está trabajando duramente para lograr cambios radicales en todo lo que respecta a la aviación civil. 

 

Por Florencia Lucero Heguy y Santiago Rivas

 

Entrevistamos al titular de la Administración Nacional de Aviación Civil Argentina (Anac), Tomás Insausti, quien dio un balance del sector en general, aerocomercial, civil y agroaéreo. Contó las novedades del 2018, hizo un balance del año y cuáles son sus expectativas para el2019, entre otros temas.

 

¿Cuál es el balance general con respecto a la aviación civil para este año?

En general, con la aviación civil el balance es positivo porque hay una política comercial diseñada por Mauricio Macri y Guillermo Dietrich en la cual somos parte de un plan que consiste en tener a la Argentina mucho más conectada y a mucha más gente volando. Es un concepto que tiene que ver con democratizar y masificar. Con estas nuevas políticas, en los últimos dos años y medio, la cantidad de pasajeros de cabotaje aumentó un 40% y la de internacional un 31%. Otorgamos tres CESA (Certificado de Explotador de Servicios Aéreos) este año, Flybondi, Norwegian y Lasa; Jet Smart ya está en fase 3 y probablemente ya esté volando para fin de año. Hay mucha más gente volando, eliminamos la banda mínima y se está cumpliendo ese objetivo que es duplicar la cantidad de pasajeros en Argentina. Hay muy buenas perspectivas para fin de año en todo lo que son destinos domésticos y esperamos que continúe el crecimiento. Hay mucha más gente volando por primera vez, hay más empresas, tenemos aeropuertos que están creciendo al 50%, al 60% como Chapelco, Mar del Plata, Jujuy o Iguazú.

 

 

¿Cómo fue el plan de infraestructura de los aeropuertos?

El crecimiento de los aeropuertos fue a través de un plan de inversiones que se está haciendo continuamente, siempre hay por lo menos seis aeropuertos en obra en simultáneo. El de Tucumán se hizo de cero, la pista y la plataforma a nueva en sólo tres meses, al igual que el de Mendoza, el de Comodoro Rivadavia tiene una terminal nueva. Hay un plan de más de 40 mil millones de pesos en obra que se están ejecutando y, a su vez, se está llevando adelante un plan de inversión de 200 millones de dólares destinado a tecnología satelital, con radares, con rediseño del espacio aéreo. Es un plan aerocomercial que está acompañado por la infraestructura y con un mejor diseño de las operaciones. Un ejemplo concreto es Bariloche porque tuvo, por primera vez en su historia, 35 vuelos en un día. Tiene una parte de la terminal que es internacional y otra de cabotaje, cuando no había vuelos internacionales, esa sala no se usaba para cabotaje y lo que hicimos fue pasar los internacionales a partir de las 17.30hs y durante el día operar los domésticos. A veces es cuestión de ser más eficiente y no tanto de infraestructura. De esta manera, el día que hubo 35 vuelos no tuvimos que, en ningún momento, usar todas las posiciones de estacionamiento de las aeronaves al máximo.

Mejoramos el flujo de las aeronaves. Es cuestión no solamente de infraestructura sino de trabajar en conjunto con todos los organismos tanto de transportes como de migraciones y de policía para hacer más eficientes los aeropuertos. Por otro lado, en lo que es la interconectividad provincial y la del exterior todavía falta crecer muchísimo.

 

Todas las grandes líneas aéreas van a las grandes ciudades, las ciudades más chicas hoy tienen poco o ningún servicio aéreo. Actualmente, ¿tienen algún plan para ir incorporando servicio a las pequeñas ciudades?

Si, hay un plan y hay una realidad a partir de la última audiencia pública. Hay cinco ciudades que van a empezar a tener vuelos regulares. La Argentina va a estar conectada con nuevas 25 ciudades en el mundo y American Jet y Lasa están haciendo rutas que antes no volaban, que implican ciudades más chicas. Hay una ruta que está empezando a tener demanda que es la Patagonia por el petróleo, Zapala, Cutral Có, Santa Rosa; son ciudades que están teniendo vuelos. También hay ciudades de Santa Fe que se están cumpliendo y que vemos que, si querés llamalo efectos derrame de crecimiento, se están activando aeropuertos secundarios.

 

 

Uno ve esas ciudades grandes del interior en las que puede haber una demanda, pero no hay oferta, a pesar del poder adquisitivo de la gente.

Está empezando a haber oferta, lo que esta pasando en la Argentina es que cada vez que sube la oferta se descubre que había demanda porque no había posibilidades y a las ciudades chicas les está llegando el crecimiento, por eso son importantes las empresas como Lasa o American Jet, que tienen esa visión regional.

 

¿Se está realizando difusión? Porque está la creencia de que el avión es caro.

Nosotros nos ocupamos de comunicar mucho, los precios bajaron y la gente lo sabe, lo nota, con lo cual hay un tema de cambio cultural. Otro tema es que, históricamente en la Argentina los pasajeros compraban a último momento, mientras que, con más anticipación haces la compra más barata. Eso también de a poco esta cambiando. Hay mucho cambio cultural, eso es una transformación que lleva tiempo.

 

¿Qué balance haces con respecto a la aviación civil?

Es bueno, obviamente algo que afectó a todos fue el aumento del dólar y el combustible que, para la hora de vuelo, tanto para alquiler como para instrucción, aumentó pero, de a poco, se está acomodando. Estamos viendo que, a pesar de ese aumento, hay una demanda en los cursos de instrucción para privado y para comercial porque hay una demanda de empleo. Es decir que, al haber más empleo en el sector, es más la gente que apuesta a hacer la capacitación porque ven que hoy tienen muchas más posibilidades de trabajo que antes.

 

 

¿Con respecto a trabajo aéreo?

Tenemos una reunión mensual en lo que es trabajo aéreo y aviación general y nos estamos focalizando fuerte en empezar a reducir las trabas burocráticas para inscribir a las empresas y para renovar las inscripciones. Estamos viendo la reactivación de empresas chicas que están empezando a tener contratos con empresas para volar a distintos destinos, aviación ejecutiva y de trabajo aéreo. Vemos que hay mayor demanda y tratamos de juntarnos con el sector para escuchar y ver todo lo que podamos hacer para mejorar.

 

¿Dentro de esta desburocratización hay algún proyecto concreto sobre cómo se va a hacer?

Si, tenemos 15 puntos de requisitos en los trámites de inscripción de eliminarlos. Estamos trabajando en seguridad operacional con legales para sacar una resolución para eliminarlos y viendo cambios importantes en las RAAC y en la adaptación a las LAR que diferimos para febrero, que estamos hablando y viendo con la industria de qué modo adaptamos y adoptamos y en qué casos, no de las LAR, para ayudar a la industria de aviación general.

 

 

¿Cuáles serían los ejes de trabajo para el 2019?

Tenemos dos trabajos, uno es emitir una cantidad de normativa que acompañe esta masificación y democratización del sueño argentino, para que haya más gente volando, más pilotos y más profesionales del sector. Eso, a su vez requiere que la ANAC cambie, estamos en un proceso de trasformación muy importante. Tenemos que ser un organismo que sea exclusivamente de fiscalización y que controla, que además se ocupa de políticas aerocomercial pero no tenemos que distraernos en actividades que no son propias, como prestar servicios. Estamos trabajando con una consultoría internacional en reformar la Dirección Nacional de Seguridad Operacional. Estamos trabajando muy bien en la posibilidad de atender la seguridad operacional de un país en crecimiento, lo estamos haciendo con las inspecciones ISO. Ya hemos probado que podemos ser una autoridad de fiscalización de seguridad operacional de un país en crecimiento. Tener la cantidad y un trabajo más moderno dentro de la ANAC para subir la eficiencia de la seguridad operacional pero, a su vez, para simplificarle la vida a toda la gente y facilitar el crecimiento. Vamos por ese doble objetivo, el 2019 será seguir eficientizando, modernizando, mejorando la seguridad operacional. Estamos licitando una oferta internacional para tener un software de gestión que es crítico para ver cuántas inspecciones hicimos, estamos haciendo nuevas normativas para tener nuevas actas de inspección y de medidas cautelares que toman los inspectores.

Otro tema muy importante es seguir trabajando, junto a hacienda, para bajar los impuestos y los costos, especialmente, para las empresas más pequeñas.

 

Newsletter